Habilidades directivas y eneagrama

Habilidades directivas y eneagrama

  por    0   3

El factor humano en el trabajo

Escucho a mi alrededor, cada vez con mayor frecuencia, la exigencia extrema por las que pasan muchas personas en sus trabajos: horarios que no permiten tener energía para disfrutar del resto de horas libres, sueldos cada vez más bajos, conflictos interpersonales, incomunicación con la gerencia… Hay muchas personas que se sienten esclavizadas, no por su profesión, sino por las condiciones en las que realizan una labor, que les encantaría desarrollar en otras circunstancias. La sensación general es la de estar realizando doble esfuerzo por la mitad de reconocimiento. Y además, hay que dar gracias por tener un empleo, aunque éste también se vea amenazado por la inestabilidad, los ERES, los despidos libres…

Por encima de la realidad económica y política por la que atravesamos, las instituciones, las empresas, los equipos de trabajo, se realizan y desarrollan con hombres y mujeres, a través de cuyas actitudes y valores se forja el clima y la cultura de una organización. Un equipo humano cuidado, satisfecho, reconocido en sus habilidades y bien guiado, se organiza mejor frente a los obstáculos externos e internos. Y la responsabilidad de procurar y mantener esta motivación, la tiene la Dirección, que es quién debe preocuparse por hacer de los espacios de trabajo, un lugar en el que no sólo se desarrollen competencias profesionales. La empresa también puede y debe proporcionar evolución a otros niveles.

Ricardo Gómez en su libro Trabajo y Felicidad, nos cuenta que la palabra Trabajo viene de Tripalium, que era un instrumento de tortura. Esta etimología no ayuda en absoluto a levantarnos los lunes por la mañana, y nos trae la imagen del/a jefe/a como la de un/a verdugo/a que nos impone objetivos inalcanzables y ritmos de trabajo frenéticos. El Cristianismo nos dice: “Ganarás el pan con el sudor de tu frente”. Es una concepción muy negativa de un ámbito de la vida que resulta demasiado importante, que influye en todos los demás, en nuestras relaciones, en nuestra salud, en nuestra auto-realización.

Cadena de montaje de televisores

Hasta los años 40 las empresas no tenían mucho en cuenta el factor humano, los empleados y empleadas eran una máquina más y se hacían, como en las cadenas de montaje de las industrias FORD, experimentos de tiempo y rendimiento, para medir si los equipos obtenían más o menos productividad en función de la organización: Sólo hombres, sólo mujeres, mixtos, agrupación por edades… Esta situación va evolucionando gracias a varios factores:

  •  Auge de la publicidad y el marketing, que tiene en cuenta el factor psicológico dentro de las organizaciones
  •  Incorporación de la mujer al mundo laboral
  •  Inicio y desarrollo de los Departamentos de Recursos Humanos
  •  Concepto de Cultura y clima de empresa
  •  La metodología de trabajo a través de los equipos de alto rendimiento y de la creatividad colectiva

Poco a poco, y más lentamente en Andalucía, se incorporan a las empresas y a las organizaciones, la preocupación por hacer más agradable el ambiente laboral, por procurar formación a la carta, por cuidar la salud emocional y la autoestima profesional de los equipos de trabajo.

Habilidades para la vida y el trabajo

Dentro del ámbito educativo, el concepto de HABILIDADES SOCIALES estaba relacionado con la educación de las personas con discapacidad, o como mucho, a entrenamientos pre-laborales con personas en riesgo de exclusión social. Actualmente, este concepto entra con fuerza en el mundo de la empresa, viéndose la necesidad de desarrollar programas que ayuden a la convivencia y a la mejora de la comunicación y las relaciones. Recordemos brevemente algunas de las habilidades necesarias para la vida y el trabajo:

  •  Habilidades Personales: Capacidades que me ayudan en la relación conmigo/a mismo/a.
  •  Habilidades Sociales: Capacidades que me ayudan en la relación con las demás personas.
  •  Habilidades Pre-laborales: Capacidades que me ayudan en el desarrollo de mi vocación y orientación profesional y en la búsqueda activa de empleo.
  •  Habilidades Laborales: Capacidades que me ayudan a mantenerme en el trabajo y a evolucionar profesionalmente.
  •  Habilidades Personales y Sociales Avanzadas; Capacidades que me ayudan para trabajar con personas y para las personas. Habilidades grupales, terapéuticas, comunitarias, pedagógicas…

Es en este último grupo de habilidades en el que los/as directivos/as deben profundizar. Existe una oferta formativa muy variada para el desarrollo de estas capacidades :Coaching, Mindfulness, Técnica Insight, PNL, Liderazgo Situacional… Y en los últimos tiempos, van llegando corrientes más alternativas que ofrecen una visión más sistémica de las empresas: Constelaciones Estructurales, Guestalt y Eneagrama.

El eneagrama en el trabajo con equipos directivos

De todas las técnicas que suelo ofrecer en mi trabajo con los equipos directivos, el ENEAGRAMA es una de las que están provocando cambios a niveles muy profundos.

El ENEAGRAMA es una técnica de auto-conocimiento con enorme repercusión en los últimos años. Reservada al ámbito terapéutico, se ha ido introduciendo en el mundo empresarial, como herramienta valiosa para desarrollo de estas habilidades y el conocimiento del propio perfil grupal.

Es el sistema de desarrollo personal más antiguo que se conoce y se va adaptando a los conceptos de cada nueva generación, y aplicándose cada vez a más ámbitos. En los últimos años ha llegado al mundo de lo jurídico, se usa para la formación de jurados populares, la Cia lo usa en sus casos y Multinacionales como Disney utilizan el Eneagrama en su política de Recursos Humanos.

El Eneagrama nos permite vernos en relación con los demás, y con el sistema en el que nos hemos desarrollado. Una de sus premisas básicas es tener en cuenta la estrategia de defensa y de la obtención de amor y atención que desarrollamos en nuestra infancia, el lugar que ocupábamos dentro de nuestra familia, y realiza un paralelismo con nuestras estrategias de defensa en la vida adulta. Esto podríamos llevarlo también a la forma en la que hemos desarrollado nuestra personalidad profesional. En la que hemos creado nuestros patrones a la hora de trabajar en equipo, o de ejercer nuestro liderazgo.

El Eneagrama nos permite utilizar nuevas formas de análisis: mediante una visión sistémica en la que se profundiza en las estructuras de carácter de la Dirección y de todo el equipo, se logra el acercamiento a dinámicas de relación entre sus miembros que están funcionando en la organización o empresa y que a veces, lo determinan todo.

La técnica ofrece además un camino claro no solo de posicionamiento, sino una ruta de mejora personal, una visión de por qué se gestan los conflictos y cómo prevenirlos. Localiza nuestra visión inconsciente del mundo y nuestra propia imagen, nuestra motivación interna, las reacciones que tenemos frente a la autoridad, las formas en las que procesamos la información. Otras aplicaciones del Eneagrama en la empresa son:

  •  Selección de personal. Determinar perfiles concretos (Eneatipos) en base al puesto que se quiere cubrir. Definir requisitos específicos del candidato/a.
  •  Reestructuración de puestos. Promoción en base a las capacidades reales de las personas. Descubrimiento del liderazgo. Nuevo reparto de funciones.
  •  Definición de Planes de Formación. Una vez que se conocen los perfiles de los/as trabajadores/a se pueden crear los planes precisos para cada tipo de personalidad.
  •  Negociación y atención al cliente.
  •  Gestión de equipos.
  •  Gestión de la comunicación, del conflicto y del estrés laboral.
  •  Diagnóstico del perfil de la propia organización.

 

Los nueve tipos de Directivos/as que reconoce el Eneagrama son:

ENEATIPO 1 LIDER REFORMADOR/A
ENEATIPO 2 LIDER PATERNALISTA
ENEATIPO 3 LIDER TRINFADOR/A
ENEATIPO 4 LIDER INDIVIDUALISTA
ENEATIPO 5 LIDER OBSERVADOR/A
ENEATIPO 6 LIDER SOLDADO
ENEATIPO 7 LIDER ENTUSIASTA
ENEATIPO 8 LIDER DESAFIANTE
ENEATIPO 9 LIDER CONCILIADOR/A

 

Como ocurre con todas las técnicas de auto-conocimiento, se puede caer en el etiquetaje estandarizado, o como vía para justificar nuestras limitaciones. Ese no es un buen uso del Eneagrama. Ningún Eneatipo es mejor o peor que otro. Da información acerca de dónde está cada uno/a e indica posibles trayectorias de desarrollo, por lo que es una valiosa herramienta para manejarse en la incertidumbre. En todo caso, para ser comprendido en profundidad, necesita de un aprendizaje experiencial a través del programa de formación específico SAT y Talleres concretos para empresas e instituciones.

Los cargos directivos, de cualquier ámbito, que trabajen con personas y para las personas, tienen la obligación de reciclarse de manera continua y de proporcionar formación a su equipo. Han de tomar conciencia de la importancia de su preparación, profesional, personal y emocional, para gestionar, motivar y manejar las energías de las personas a su cargo, y esto es válido tanto para las empresas públicas como privadas.

Ahora y más que nunca, se hace necesario este compromiso por parte de los y las profesionales que deciden e influyen en las condiciones en las que muchas personas realizan su trabajo: Coordinadores/as, gerentes, jefes/as de personal, responsables de Recursos Humanos… Tienen que tomar su posición como agentes de cambio y eso no se consigue sin un trabajo de desarrollo personal continuo y consciente, y no sólo en aspectos técnicos o financieros, es urgente que se eduquen en temas relacionados con el desarrollo de habilidades personales y sociales, inteligencia emocional, comunicación, procesos grupales…

El Eneagrama da respuesta a estas necesidades, en definitiva, es una herramienta poderosa para el cambio y para proporcionar salud y evolución dentro del mundo profesional, ahora, que tanta falta nos hace.

Fotografía de portada: Baltic Development Forum